<>

alfredo BARBINI: MAESTROS DEL VIDRIO DE MURANO

Sus padres eran miembros de familias que habían sido prominentes en la industria de la fabricación de vidrio en Murano durante generaciones como sopladores de vidrio y fabricantes de abalorios.

La familia Barbini se remonta al siglo XVI cuando el apellido Barbini se agregó al Libro de Oro de Venecia, un libro conocido por contener a las grandes familias nobles venecianas y los mejores maestros del vidrio.

alfredo barbini jarrones de cristal de murano

Barbini apellido de altas esferas

Los componentes de la familia Barbini tuvieron un papel activo en la historia de Venecia durante mucho tiempo, ya sea en la política, el comercio o en diferentes áreas de la producción de vidrio. Muchos de ellos se hicieron famosos gracias a sus hermosos espejos venecianos, otros gracias a su vidrio esmaltado, otros aún por hacer majestuosos candelabros. 

Algunos miembros de la familia Barbini incluso se mudaron al extranjero para crear vidrios decorativos exclusivamente para las casas reales y las familias extranjeras más ricas. 

Durante los siglos siguientes la familia Barbini fue asesor de otros maestros del vidrio, como Pietro Bigaglia, la familia Briati, los hermanos Bertolini y Benetto Barbaria. Todos ellos, a su vez, hicieron contribuciones significativas a las innovaciones y la historia del soplado de vidrio de Murano.

Alfredo Barbini (Murano 1912-2007)

La historia de Alfredo Barbini, comienza muchos siglos después. Nacido en 1912 en Murano, rápidamente se hizo conocido como un maestro del vidrio muy hábil. 

alfredo barbini

Alfredo comenzó a aprender el arte del vidrio en 1912, a los diez años, en Abate Zanetti, la escuela de diseño adjunta al museo del Vidrio de Murano y a los trece años comenzó a trabajar en uno de los hornos más famosos de Murano: la fábrica de Ferro Toso como aprendiz y fue considerado maestro vidriero con veinte años.

Tras 17 años trabajando para Toso, dejó el horno y se unió a la Cristalleria di Venezia e Murano para convertirse en su principal maestro soplador de vidrio. Durante ese tiempo, mostró un talento increíble en el diseño y la elaboración de piezas de vidrio hermosas y atrevidas. 

En 1932 se incorporó a Zecchin & Martinuzzi, un horno que le permitió libertad creativa y donde creó sus diseños más impresionantes durante los siguientes tres años, centrándose mucho más en los aspectos técnicos de la artesanía del vidrio. 

Pronto exhibe una propensión innata por las figuras modeladas, ante el frecuente asombro de todos los que lo ven trabajar. Él mismo dirá más tarde que en la ejecución de los objetos sintió que su mano era conducida por una fuerza interior. 

jarron alfredo barbini

Esta cooperación dura de 1932 a 1936 y es fundamental para su formación artística, con la oportunidad de compartir en el diseño las primeras esculturas de masa de vidrio caliente, un enfoque claramente novecento, diseñado por Martinuzzi.

Zecchin & Martinuzzi cerró sus puertas, y Barbini pasó a trabajar para Seguso Vetri d’Arte por un corto período, terminando más tarde en Vetreria Artistica Muranese Società Anonima hasta 1944.

Aquí de nuevo es realmente destacable su contribución en el campo de la escultura en vidrio, como lo es en el de materiales gruesos con efectos cromáticos particulares, como el llamado vidrio “ fumato”.

Preferencias técnicas de alfredo Barbini

Su experiencia se amplió aún más después de trabajar para otros dos grandes maestros, Luigi Scarpa Croce y Salviati. 

En 1946, se había convertido en director artístico y socio comercial de Gino Cenedese & C. Durante este tiempo amplió su maestría en esculturas de vidrio y diferentes efectos cromáticos como el “vetro fumato” o vidrio ahumado

En 1948, durante la Bienal de Venecia y bajo el nombre de la empresa Cenedese, presentó una colección de vidrio para arte decorativo en estilo “corroso” que imita los efectos de la superficie corroída.

Una de las técnicas que perfeccionó y especializó a lo largo de los años fue la técnica Massello. Esta técnica se basa en estirar el vidrio caliente y moldearlo en una determinada forma, permitiendo que la pieza tome cualquier forma sin tener que utilizar una técnica de soplado de vidrio

escultura pelicano de cristal de murano alfredo barbini

Otro estilo característico suyo fue la técnica Sommerso. Perfeccionó la forma en que se superpusieron gruesas capas de vidrio de colores, fusionando cada capa de manera tan brillante que las líneas de unión parecían inexistentes; se convertían a la perfección entre sí creando reflejos brillantes y combinaciones de colores asombrosas.

Otra de sus técnicas favoritas fue la Corrosione, en la cual la capa exterior del objeto de vidrio se cubría con polvo de oro o cualquier otro metal, y obtenía apariencia corroída una vez que entraba en contacto con el calor. 

Cada pieza realizada por el propio Alfredo Barbini es reconocible gracias a la firma “A.Barbini” impresa en ella, mientras que las obras realizadas por su taller están firmadas únicamente como “Barbini”.

Vetreria Alfredo Barbini

En 1950 con la ayuda económica de Salviati, Alfredo Barbini logró abrir su propia firma, Vetreria Alfredo Barbini. A partir de este año y hasta 1961, Barbini fue una presencia importante en muchas exposiciones de arte de la Bienal de Venecia. 

Aquí trabajó como maestro y director artístico, junto a su hijo Flavio.

alfredo barbini acuario de cristal de murano

El horno construido según sus indicaciones específicas a mediados de los años 60 merece una mención aparte. 

Más que un simple horno recuerda a una catedral gótica con grandes vidrieras que se extienden cada vez hacia arriba a lo largo de las paredes con diferentes tonalidades; esto proporciona un efecto sobresaliente y resuelve el problema de la iluminación natural con gran ingenio, proporcionando la misma cantidad de luz independientemente del ángulo de los rayos del sol.

Con el tiempo Alfredo introdujo a su hijo Flavio ya su hija Oceanía en el arte de la fabricación de vidrio, dejándoles todo su legado. 

Barbini fue premiado con el “Osella d’Oro” de la Associazione degli Industriale de Venecia y el título honorífico de “Commendatore” y fue nombrado en 1989 “Veneciano del año”

Barbini murió el 13 de febrero de 2007.